• +982 81 35 15 - 620 30 03 96
  • info@podologiaocamiño.com
  • C/Manuel Becerra 1, Enpta. B Lugo

Archivos mensualesabril 2019

¿Cualquier calzado vale para conducir?

Nos preocupamos mucho (o deberíamos) por el calzado que utilizamos para hacer deporte, para caminar, para ir a la playa…pero, ¿y cuando conducimos? parece una tontería pero ¿cualquier calzado es válido?

Pues no. Deberemos escoger uno que nos permita tener libertad de movimientos y que ayude durante la conducción del vehículo. Debe ofrecernos sujeción, ser flexible, transpirable, ligero y ofrecernos comodidad. ¿Por qué es importante utilizar un calzado que cumpla estas características cuando estamos al volantes? Pues bien, utilizar un calzado adecuado va a retardar el cansancio en nuestros pies a la vez que va a ayudarnos en la rapidez de reacción en situaciones de emergencia.

Por supuesto conducir descalzo no es una opción y además está sancionado. ¿Y qué pasa si por ejemplo en verano llevamos sandalias o chanclas porque es el calzado más adecuado con nuestro atuendo/situación? ¿O en invierno unos zapatos de montaña o un calzado demasiado pesado? No hay ningún problema, podemos dejar en el maletero de nuestro coche de forma permanente un par de zapatos viejos que ya no usemos pero que nos sirvan para conducir ocasionalmente. De modo que cuando vayamos a coger nuestro coche, nos quitemos el calzado que llevamos sustituyéndolo por el que tenemos de «repuesto» en el maletero para conducir durante el trayecto, y al llegar a nuestro destino volvamos a ponernos el calzado original.

No te la juegues, un calzado inadecuado al conducir no supone simplemente incomodidad sino que puede provocarte un accidente al no tener libertad de movimientos. ¡Tener unos zapatos de cambio en el coche no te costará esfuerzo y es una solución sencilla!

Tratar la fascitis plantar con plantillas

La fascitis plantar es una lesión muy común, y más aún entre personas que suelen practicar running. Entre los diversos tratamientos que se pueden ofrecer para curar esta dolencia, están las plantillas.

Lo importante en la fascitis plantar es encontrar el origen del problema, es decir, descubrir por qué la fascia se inflama y produce dolor. Es entonces cuando un estudio biomecánico de la marcha y la carrera adquiere especial interés, pues en estos casos existe un gran desajuste de la musculatura plantar o una variación relevante en los movimientos de un pie respecto a otro, y por lo tanto, las plantillas para fascitis plantar nos ayudarán mucho en el tratamiento.

Como no hay dos pies iguales, aquí las plantillas cobran especial importancia pues van a ser personalizadas y esa es una de las claves para que sean de ayuda para el paciente en su mejoría.

Debemos prestar especial cuidado a la hora de comprar nuestras plantillas, pues hoy en día podemos encontrar gran variedad de plantillas tanto en tiendas como supermercados o farmacias, que se anuncian como la solución definitiva para la fascitis plantar, pero esto no es así. Estas plantillas ofrecen un gran confort pero para nada van a modificar fuerzas, tensiones, ángulos o cargas.

Sin duda para luchar contra la fascitis plantar y notar mejoría, deberás dejarte aconsejar por un especialista y recurrir a plantillas personalizadas para solucionar esa causa que provoca la inflamación propia de la fascitis plantar.