• +982 81 35 15 - 620 30 03 96
  • info@podologiaocamiño.com
  • C/Manuel Becerra 1, Enpta. B Lugo

La piedra pómez, tu aliada

La piedra pómez, tu aliada

Seguro que alguna vez has oído hablar de la famosa piedra pómez. Esta herramienta tan versátil puede servirnos para exfoliar y eliminar pieles muertas pero también para tratar callos y durezas de nuestros pies.

¿De dónde surge esta piedra? Pues bien, se origina en el magma volcánico, producida por un enfriamiento muy rápido cuando el magma se expulsa y entra en contacto con el aire. Así nace esta piedra conocida por su porosidad, ligereza y rugosidad. Gracias precisamente a esas propiedades es idónea para elimianr las durezas que se forman en los talones o en la planta de los pies.

Sin embargo es fundamental conocer cómo utilizarla adecuadamente. Antes de utilizarla hay que enjuagarla bien para que quede limpia. Lo mismo que nuestros pies, debemos lavarlos con agua y jabón. Lo ideal sería utilizarla en la ducha con la piel húmeda.

Para eliminar las durezas de los talones, realiza movimientos circulares con la piedra en ellos suavemente. Ojo, esta piedra no te servirá para exfoliar otras zonas del cuerpo pues la piel es más débil que la de los pies y podrías dañarla.

Tras el uso de la piedra pómez lo ideal es aplicarse una crema hidratante. Y por supuesto, limpiar la piedra una vez hayamos terminado de utilizarla para que esté en perfectas condiciones para el próximo uso. Lávala y déjala secar en un lugar sin humedad.

Debemos dejar claro que la piedra pómez no es ningún tratamiento ni solución definitiva a los callos y durezas sino que se trata de un complemento que puede ayudarnos con el problema.

Rebeca

Deja un comentario