• +982 81 35 15 - 620 30 03 96
  • info@podologiaocamiño.com
  • C/Manuel Becerra 1, Enpta. B Lugo

Archivos mensualesagosto 2020

Descamación en los pies

¿Alguna vez te ha pasado que tus pies comienzar a pelarse por alguna de sus partes como el talón, los dedos…? Pues bien, estás sufriendo una descamación, un problema muy frecuente y que se da sobre todo en ciertas épocas del año como el verano o la primavera.

No es algo grave, pero es aconsejable saber por qué ocurre para evitar problemas mayores. Deben prestar especial atención las personas que sufran de mala circulación o pie diabético porque la descamación podría evolucionar a otro tipo de lesión de mayor importancia.

Las causas que pueden provocar que los pies se pelen son variadas. Por ejemplo la falta de hidratación, especialmente en la época estival debido a las altas temperaturas pues la piel tiende a deshidratarse más, dando lugar a grietas o descamación.

Otro motivo puede ser el uso de calzado inadecuado. Si cambiamos por ejemplo de forma drástica del calzado de invierno al de verano, abierto y sin sujección, dado que el pie va a estar expuesto a más fricción puede llegar a producir una descamación de la piel.

Obviamente las quemaduras solares también van a provocar que los pies se pelen. Por eso es muy importante aplicar crema protectora para el sol antes de exponerse a él.

Otra causa de la descamación pueden ser los hongos en los pies o el pie de atleta, que produce descamación y picores.

Por último, una sudoración excesiva también podría ser causa de una descamación en esta zona de nuestro cuerpo.

Por lo tanto, es importante conocer el origen de que nuestros pies se estén pelando dado que en alguno de los casos puede significar un problema a tratar. Como siempre, el consejo de un especialista sera la mejor respuesta para prevenir problemas más graves a futuro.

Enterrar los pies en la arena, ¿un gesto inocente?

Seguro que en más de una ocasión has realizado el sencillo gesto de enterrar los pies en la arena mientras tomas el sol en tu toalla o en la silla de playa, ¿a que sí?. Da una sensación de frescor muy agradable y con este acto solemos buscar que los pies no se quemen pero, ¿de verdad es recomendable hacer esto?.

Bueno, no es algo que debamos catalogar como prohibido, pero esta práctica tiene sus riesgos para nuestros pies. Empezando por que al enterrarlos en la arena, podríamos sufrir cortes con elementos que puede haber dentro de la arena, ocasionando una posible infección. Cada vez las personas somos más descuidadas e irresponsables y arrojamos todo tipo de objetos en la arena, como cristales rotos de alguna botella, anzuelos o también podemos encontrar otros elementos propios del medio tales como conchas o piedas puntiagudas.

Por otra parte, en la arena de la playa habitan parásitos, bacterias y hongos que pueden provocarnos infecciones. No todos son malos, pero algunos de ellos pueden perjudicar la salud de nuestros pies. Además, muchas veces acudimos a la playa con pequeñas heriditas en la zona, lo cual puede ser una vía de acceso para las bacterias.

Para terminar, no podemos olvidarnos de que la playa es un medio que está lleno de vida. Enterrados en la arena podemos encontrar insectos y pequeños animales, con lo cual al remover nosotros los pies en la arena podemos molestarlos invadiendo su espacio, y su reacción natural será atacarnos mediante una picadura.

Por lo tanto, piénsatelo dos veces antes de enterrar los pies en la arena y si tienes necesidad de refrescarlos, ponte bajo la sombrilla o pasea por la orilla del mar 😉 Sera sin duda una práctica mucho más segura.

El calzado con plataforma, ¿es bueno para tus pies?

Si echamos un vistazo a nuestro alrededor en la calle, o a cualquier revista de moda, veremos que el calzado con plataforma es el último grito entre el sector femenino.

En cualquier tienda que vayamos nos encontraremos con sandalias de plataforma o bien con zapatillas deportivas de plataforma, moda alentada en gran parte por las celebrities e influencers de turno. Pero, ¿están promocionando algo bueno para nuestra salud?.

Los especialistas en podología lo tienen claro, es una moda nada recomendable, no es saludable para nuestros pies. Una altura excesiva de plataforma puede producir alteraciones biomecánicas en los pies y en las piernas, y podemos llegar a sufrir lesiones como esguinces, tendinopatías o trastornos del crecimiento óseo entre otros.

Debemos tener presente que cualquier calzado que nos separa en exceso del suelo va a ser nada recomendable para nuestros pies. Además, cuanto mayor sea la altura de la plataforma vamos a sufrir mayor inestabilidad, padeciendo un mayor riesgo de sufrir caídas y por lo tanto esguinces (en el mejor de los casos). Además, cuanto mayor sea la plataforma, más peso deberemos levantar al caminar, sobrecargando las articulaciones.

Por lo tanto, con el calzado, como siempre venimos aconsejando, no te la juegues. Utiliza calzado de calidad, transpirable con buenos materiales y con un grosor de suela adecuado. ¡Y tus pies sonreirán!

Infecciones en el pie que podemos sufrir en la piscina

Durante en la época estival es más probable que visitemos con asiduidad la piscina, más que en el resto del año. Y ello acarrea también la probabilidad de sufrir ciertas infecciones en los pies.

El calor y la humedad son factores que favorecen que ciertos hongos puedan multiplicarse muy rápido, ocasionando infecciones. Por lo tanto, el agua de las piscinas y su entorno se convierten en un entorno idóneo para contagiarnos de alguna infección.

El contagio se va a producir por contacto directo de nuestra piel con las esporas esparcidas en cualquier superficie. Y estos hongos buscarán la mejor zona de nuestro cuerpo para instalarse como puede ser debajo de la uña o bajo los epitelios.

¿Qué podemos hacer para prevenir contagios en estos entornos? Dos cosas muy simples pero muy efectivas: NO caminar descalzo por las piscinas, duchas y zonas comunes y además bajo ningún concepto compartir las chanclas o material de piscina con otras personas. Además, es importante mantener el pie seco, dedicándonos un tiempo a su secado tras salir de la piscina, con una toalla limpia, insistiendo entre los dedos de los pies.

Tras el maravilloso día de piscina es muy recomendable limpiar las chanclas para desinfectarlas para la próxima jornada de piscina. Recuerda, tus chanclas van a ser el arma más poderosa para evitar cualquier infección en las zonas comunes.

Las patologías más comunes que podríamos sufrir son los hongos en las uñas, que pueden presentarse de diversas formas o también una infección micótica, conocida como pie de atleta y que va a afectar especialmente a la planta del pie y a los espacios entre los dedos. Las verrugas plantares son también otra de las afecciones frecuentes que podríamos padecer.

Ya sabes, usa siempre tus chanclas y presta atención ante cualquier síntoma alarmante para acudir a tu podólogo en caso de duda.