Trabajar de pie: los riesgos que entraña para tus pies

Trabajar de pie: los riesgos que entraña para tus pies

Durante tu jornada laboral, tanto si estás trabajando prácticamente todo el tiempo de pie o sentado, tu salud se puede ver afectada, y por supuesto tus pies también.

En el artículo de hoy analizaremos el primero de los casos: trabajar durante un periodo de tiempo prolongado de pie. Esto va a suponer un esfuerzo muscular bastante importante sobre todo para ciertas zonas del cuerpo como el cuello, espalda, piernas y pies.

¿Cuáles son los riesgos de permanecer en esa postura estática durante varias horas seguidas? el flujo de sangre en las zonas mencionadas anteriormente se va a ver reducido, con lo cual se va a generar fatiga y tensión muscular. Además, las piernas se sentirán más inflamadas, lo que conlleva a un mayor riesgo de sufrir varices. Del mismo modo se podrían sufrir problemas en las articulaciones de las rodillas, columna, caderas o pies. Incluso se pueden llegar a padecer problemas en tendones y ligamentos, originando trastornos reumáticos.

Y te estarás preguntado, ¿puedo hacer algo para intentar paliar en la medida de lo posible estos problemas si mi trabajo me exige permanecer horas y horas de pie?. Lo cierto es que hay algunas medidas que podemos adoptar en un intento de evitar caer en problemas de salud.

Podemos incorporar un asiento auxiliar para que en ciertos momentos de menor actividad o cuando las circunstancias nos lo permitan, podamos sentarnos unos minutos. Además aunque parezca algo muy trivial, la superficie sobre la que nos apoyamos también influye en la fatiga, pues cuanto más dura sea más cansados nos sentiremos. Los suelos de goma o de madera son más amigables para la persona que se pasa largas horas trabajando sobre ellos, y una solución rápida y fácil es colocar una alfombra ergonómica en la zona de trabajo.

Además, como siempre mencionamos, el calzado que utilizemos jugará un papel clave. Debe ser flexible, que transpire y que agarre bien la zona del talón. Por supuesto la talla debe ser la correcta, la suela antideslizante y la plantilla acolchada. En ese sentido es una buena idea disponer de unas plantillas personalizadas para las largas jornadas de trabajo, que sin duda ofrecerán un gran alivio. Unos zapatos ligeros también ayudarán al descanso de los pies, debiendo evitar el calzado con tacones excesivos.

Además, en nuestros minutos de descanso o cuando vayamos al baño podemos aprovechar para realizar unos estiramientos rápidos.

Esperamos que con estos consejos tus horas de trabajo de pie pasen de la forma más agradable para tus pies.

admin

Deja un comentario