¿Practicas ejercicio en tu casa?

¿Practicas ejercicio en tu casa?

Este año, con el confinamiento, se ganaron muchos adeptos al deporte en casa. Muchos de ellos han seguido practicando ejercicio en sus hogares, bien porque la experiencia les ha gustado o bien por temor a volver al gimnasio de momento. Y también hay otras personas que tienen de hace mucho más tiempo establecida su rutina de ejercicios para hacer en casa.

Es una idea perfecta, porque practicar algo de deporte siempre está bien pero… ¿tienes en cuenta las posibles lesiones que podrías sufrir?. Los pies son una parte muy protagonista en las rutinas de ejercicios y por tanto debemos prestar atención para cuidarlos bien.

Puede ser muy tentador realizar el deporte descalzos pero es algo a evitar rotundamente. El pie debe estar sujeto, con un buen calzado que amortigüe el impacto y que evite lesiones. Sólo en el caso de pilates o yoga podremos realizar el deporte descalzos.

No por estar en casa podemos saltarnos los estiramientos para calentar antes del deporte y después de realizarlo. Es algo a lo que debemos dedicar unos minutos, para preparar los músculos para el ejercicio que está por venir.

Si usas habitualmente y/o para hacer deporte plantillas personalizadas, ¡úsalas! Debes utilizarlas durante tus rutinas de ejercicio también aunque estés en casa, para tratar la patología que padezcas, o evitar que aparezca de nuevo.

Cuando realices el deporte en casa, hidrátate. Sí, bebe agua como lo harías si estuvieses en el gimnasio o al aire libre y no sólo eso, sino que también después de la ducha sería conveniente que te apliques una crema hidratante en los pies para que no pierdan su elasticidad y evitar que aparezcan grietas y sequedad.

¡Esperamos que estos consejos te sirvan para disfrutar del deporte en la comodidad de tu hogar!

 

 

Cómo afecta la osteoporosis a los pies

La osteoporosis es una enfermedad que ocasiona la disminución de la masa ósea, haciendo que los huesos se vuelvan más porosos. Esto es preocupante, porque la estructura interna de los huesos va a perder fuerza y por lo tanto el riesgo de sufrir fracturas va a ser mayor.

Las personas que tienen osteoporosis se rompen con mayor facilidad los huesos de cadera, muñecas o columna. Y también va a tener sus consecuencias en los pies.

La fractura más frecuente es la de cadera, cuyo tratamiento suele ser colocar una prótesis mediante cirugía. Esto va a hacer que la articulación de la cadera cambie su rango de movimiento, con lo cual las articulaciones adyacentes como la rodilla y los pies se van a ver forzadas a realizar más trabajo. Por lo tanto, es muy probable que se generen patologías como consecuencia de una mala biomecánica.

Una mala forma de pisar o una cojera en una persona que sufre de osteoporosis deberían ser señales de alarma que hagan que el enfermo se realice un estudio biomecánico, pues a veces gestos tan sencillos como utilizar un calzado más adecuado o unas plantillas personalizadas pueden llegar a prevenir muchos problemas en las rodillas, la espalda o los tobillos por ejemplo.

Por lo tanto, si sufres de osteoporosis no dudes en acudir a tu podólogo para realizar una valoración y ver de qué forma puedes prevenir males mayores en tus pies.

La relación entre el peso y los pies

Los malos hábitos, el sedentarismo…hacen que ganemos unos kilitos de más e incluso muchas personas llegan a padecer sobrepeso. Y ese es un factor bastante problemático para los pies.

El sobrepeso y la obesidad van a acarrearnos muchos problemas de salud tales como: fatiga y cansancio, problemas en huesos y articulaciones, problemas circulatorios, apnea del sueño, varices y edemas o sudoración excesiva.

Hay que tener en cuenta que el peso corporal es directamente proporcional a la carga que soportan nuestros pies. No va a ser lo mismo soportar 62 kg que 105 kg por ejemplo.

El sobrepeso va a afectar directamente a nuestros pies con ciertas dolencias tales como: metatarsalgias, durezas, fascitis plantar, grietas en los talones a causa de la mala circulación o gota debido a la acumulación de ácido úrico por la mala alimentación entre otros.

Tenemos que tener claro que cuando aumentamos nuestro peso los primeros afectados van a ser nuestros pies. Es muy importante cuidar nuestra alimentación y realizar deporte de manera frecuente ya que de esa manera conseguiremos evitar problemas no solo a nuestros pies sino también a todo nuestro organismo.

 

Con el frío…llegan los sabañones

Los sabañones son un tema que en alguna ocasión anterior ya hemos mencionado, pero no está de más volver sobre este tema dado que es con la bajada de las temperaturas cuando más probabilidad hay de que aparezcan.

EL frío y los cambios bruscos de temperaturas son los dos factores que van a hacerlos aparecer en nuestros pies pero también pueden aparecer fácilmente en nuestras manos. Una respuesta anormal de nuestro cuerpo a las bajas temperaturas unida a una pobre regulación del flujo sanguíneo son los desencadenantes de este trastorno.

¿Cuáles son las señales de que puedo tener sabañones? Zonas enrojecidas de la piel, la aparición de ampollas, una sensación fuerte de picor en la zona afectada así como dolor o hinchazón van a darnos pistas sobre si podemos tener sabañones. En los casos más graves incluso pueden llegar a aparecer úlceras. Si detectas alguno de estos síntomas y el problema persiste, lo mejor será acudir a un especialista.

Para evitar que aparezcan los temidos sabañones recomendaríamos que evites exponerte a ambientes muy fríos y/o húmedos, que utilices buena ropa de abrigo y muy importante, que evites exponerte de forma directa a fuentes de calor tales como radiadores.

Esperamos que con estos consejos afrontes los próximos meses invernales libre de sabañones.

 

 

 

Artrosis en los pies

La artrosis es una enfermedad bastante extendida sobre todo en la población de mayor edad, es de carácter crónico y que se produce por el desgaste del cartílago de las articulaciones.

La artrosis va a producir un desgaste del cartílago que recubre las articulaciones con lo cual poco a poco se va a ir creando una deformidad leve de la superficie articular, produciendo molestias al mover la articulación. Estos problemas se producen porque se va a perder la amortiguación que ofrece el cartílago.

¿Cuáles son sus síntomas? Debemos prestar atención a las señales que nos envía nuestro cuerpo para así poder iniciar un tratamiento a tiempo. La visita al podólogo sera fundamental para poner un correcto tratamiento.

Los síntomas que podemos padecer son: aumento de líquido en la articulación, deformación de la estructura ósea, pies hinchados, dolor, rigidez… La artrosis puede afectar a cualquier articulación aunque suele darse en aquellas que sufren más sobrecarga como el pie, el tobillo o la rodilla.

Aunque puede aparecer a cualquier edad, los años de la persona son un factor determinante porque con el paso del tiempo las articulaciones se desgastan y los tejidos tardan más tiempo en recuperarse.

Los niños y el calzado heredado: ¿sí o no?

Cuando se tienen hermanos mayores o familiares como primos de rangos de edades similares, es habitual que el niño herede calzado de ellos. Pero, esta sencilla costumbre, a primera vista inocente, ¿es aconsejable?.

La respuesta es: no. Dado que no existen dos pies iguales ni dos formas de pisar iguales, obviamente un zapato heredado va a estar desgastado y deformado por ciertas zonas de la suela y otras partes, al haber estado previamente utilizado por otro niño o niña.

Es por ello que heredar un calzado puede tener consecuencias negativas en el desarrollo del pie y de la forma de caminar del niño que recibe esos zapatos. Durante la época de desarrollo del niño, el pie está creciendo y evolucionando por lo que llevar un calzado heredado no va a favorecerle en nada. Aunque esto es importante fundamentalmente en niños, en el caso de los adultos tampoco sería aconsejable utilizar zapatos heredados.

En definitiva, un calzado heredado puede ocasionar diversos problemas en el niño y repercutir negativamente en su desarrollo. Algunos de los problemas pueden ser sufrir molestias o rozaduras, restringir el movimiento de los dedos del pie, sentir desequilibrio a la hora de caminar, alteraciones en su forma de pisar y caminar e incluso aumentar las posibilidades de que sufra de pie plano.

Como veis y hemos repetido en varias ocasiones en este blog, el uso de un buen calzado es muy importante para evitarnos problemas de salud a futuros.

 

 

Los pies y el deporte: cuidados a seguir y principales patologías

Hola de nuevo, hoy queremos compartir con vosotros un contenido interesante que ha publicado en su blog el Colegio Oficial de Podólogos de Galicia.

En este artículo, nos hablan concretamente del mundo del deporte y nuestros pies: patologías que pueden darse así como principales cuidados que podemos realizar. Esperamos que os guste y os resulte tan útil como a nosotros. Os dejamos el enlace para que podáis leer el artículo completo:

OS PÉS NO DEPORTE: PRINCIPAIS PATOLOXÍAS E COIDADOS A SEGUIR

 

 

El pie diabético

La diabetes aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o también cuando el cuerpo no utiliza de manera eficaz la insulina que genera. Y precisamente el protagonista de nuestro blog, el pie, es la parte del cuerpo más afectada.

El pie diabético se va a producir por mantener unos niveles de glucosa más elevados de lo habitual. Se caracteriza por dos factores: la disminución de la circulación de la sangre y la disminución de la sensibilidad del pie. Estos dos factores pueden hacer más propensa la aparición de una ulceración en el pie.

Por lo tanto, si este es tu caso, eres diabético y quieres intentar prevenir las úlceras, ¿qué podrías hacer?. Como siempre, las acciones preventivas son las clave.

Sería bastante interesante realizar una vez al año el cribaje neuropático y vasculopático para hacer una valoración de la evolución de la enfermedad. Otra de las simples acciones que puedes realizar para velar por la salud de tus pies, es simplemente observarlos. Examínalos con detenimiento todas las semanas, en busca de alguna alteración o cosa extraña que puedas percibir susceptible de ser examinada por el especialista.

Presta mucha atención al cortarte las uñas de los pies, haciéndolo en cuadrado e incluso si lo ves necesario, acudiendo al podólogo para que realize esta tarea por ti. Es importante prestar atención al cortarse las uñas de los pies pues en caso de provocar una pequeña heridita, podría desembocar en unainfección, causando un problema mayor.

Por supuesto, como ya habrás podido intuir, llevar una cuidada higiene de los pies es también fundamental al igual que escoger un calzado cómodo y de calidad.

No dejes de cuidar tus pies diabéticos para garantizar tu salud y evitar problemas más graves.

 

¿Pies cansados?

El ritmo de vida actual nos lleva a menudo a sentir sensación de agobio, ansiedad…y a decir la famosa frase de “qué estresado estoy”.

Pues bien, el estrés también puede afectar a tus pies, pues no sólo tiene efectos a nivel psicológico sino también físico y motriz. Un estado emocional adverso puede llegar a provocar alteraciones musculares o posturales y ante ello, el cuerpo va a reaccionar con una serie de cambios que van a afectar al pie y a nuestra forma de caminar, pues deben ser compensados con un esfuerzo musculoesquelético mayor que va a traducirse en mayor cansancio, dolor o sensación de pesadez.

Si este es tu caso, te notas estresado y sientes tus pies a menudo cansados, hay una serie de consejos que podemos darte.

Lo primero que puedes hacer por el bienestar de tus pies, y que es muy sencillo de realizar, es que cuando estés en casa tumbado, por ejemplo, en el sofa mientras lees o ves la televisión, pongas los pies en alto. Simplemente pon debajo de ellos un cojín para elevarlos. De este modo estarás aliviándolos y disminuyendo su pesadez.

Otro remedio que puedes probar, si tras una jornada estresante llegas a casa con los pies hechos polvo, es colocar en un balde grande agua caliente con un poquito de sal y sumergir los pies en él durante 15-20 min. Sentirás tus pies muy aliviados.

Otro sencillo gesto que puedes realizar fácilmente para aliviar la tensión en la planta de los pies es darte un masaje con crema hidratante en esa zona, masajeando con los pulgares desde el talón a los dedos de los pies. Si a su vez aplicas una crema como mencionábamos, estarás haciendo un doble gesto por tus pies, hidratándolos, y el masaje sera más placentero.

Por último, puedes realizar alguna serie de estiramientos enfocada en esta zona, como rotar con movimientos circulares los tobillos, o rodar una pequeña pelota por la planta del pie.

Y por supuesto, al llegar a casa utiliza también un calzado cómodo. Busca unas buenas zapatillas ¡ y a descansar!.

 

 

Los hematomas en el pie tras un golpe

Seguro que más de una vez te has golpeado sin querer con un mueble o algún objeto los dedos de los pies…¡y qué doloroso resulta!. Cuando se trata de un golpe bastante fuerte es probable que nos salga un hematoma en el pie. ¿Qué deberíamos hacer como medida de primeros auxilios?

Lo primero sería aplicar frío en la zona afectada. Hielo, bolsas de frío… cualquiera de ellos nos va a servir para proveer de frío a la zona, lo cual deberemos hacer durante las primeras 48 horas tras el golpe varias veces al día en intervalos de unos 10 minutos. Importante cubrir el hielo con un paño para evitar quemaduras por congelación.

Para detener una posible hemorragia que podría llegar a producirse, sería aconsejable inmovilizar la zona durante las primeras horas tras el incidente, presionando el área afectada.

Colocar el pie en alto también va a ser beneficioso pues va a favorecer la circulación de la sangre. Obviamente también deberás evitar la actividad física durante el proceso de recuperación. Y si sientes dolor no es nada aconsejable automedicarse. Si el dolor es fuerte lo mejor será que acudas a la consulta de un profesional para que determine la gravedad de la lesión y pueda en su caso, indicarte las pautas correctas.